Pan de maíz, broa o boroa

Si nos remontamos a comienzos del siglo XX y a los años de posguerra, en Galicia existía un gran déficit de trigo, especialmente de calidad para la elaboración de pan. Los hornos casi no producían, sobre todo cocían el pan que les llevaban los vecinos. Estos tenían maíz en abundancia, centeno y poco trigo. De aquí salió el pan que se comía en años de austeridad y posguerra, el pan de trigo, brona, boroa o broa. Ahora, nosotros seguimos cocinándolo, y es un clásico de la noche de San Juan.

Lo aconsejamos como acompañante ideal de sardinas o cualquier pescado a la brasa. También con patés intensos, como el de salmón o erizos, e incluso untado con queso fresco es un bocado exquisito.

Pan de maíz con pasas

Esta semana:

Pan de maiz: martes